Lectura

Una Cronica Violenta Detras De Las Crónicas

La nueva profesión de influencer digital no siempre es el trabajo soñado, la exposición a diversas posturas, culturas y comportamientos conllevan una serie de reacciones y comentarios que no siempre resaltan lo positivo. Insultos equivalentes a violencia, violencia que reciben los creadores de contenido que repercute en su personalidad.

Por: Sebastián Salazar.

Diseño: @Inoiseaguy; @trippyogi; @nbcthevoice.

Nicolás Jurado es un joven de 21 años nacido en Popayán, que actualmente reside en la capital y estudia Comunicación Social en la Universidad Javeriana. Nicolás decidió abrir una cuenta en internet para publicar acerca de su afición a los reinados y concursos de belleza, inspirándose en youtubers y creadores de contenido con los que han crecido cientos de jóvenes como él. De manera inesperada esta cuenta que inició como un hobbie, adquirió una cantidad significativa de seguidores, que actualmente asciende a más de 50.000. Hoy en día, Nicolas comparte su estilo de vida por medio de un formato audiovisual que él ha denominado “Crónicas Rolas”. Este formato consiste en compartir su día a día y en medio de esta dinámica ir recomendando lugares y espacios de la ciudad que le resultan llamativosSin darse cuenta, Nicolás había entrado a un mundo en donde la violencia y los comentarios discriminatorios están a la orden del día. Este tipo de violencia digital llegó tan rápido como sus seguidores. Nicolás afirma que el primer mensaje de odio llegó media hora después de su primer video. Él lo recuerda muy bien, puesto que fue dirigido hacia su orientación sexual y tono de voz. De allí en adelante, los mensajes de odio llegan como tormenta a cada publicación. Nicolás dice que esto lo ha fortalecido debido al apoyo con el que cuenta  de su familia y amigos. Sin embargo no deja de sorprenderle el alcance y la inconsciencia de la gente, reflejada en los comentarios que escriben en la web. “Me han pedido que me suicide, creo que es el comentario más grave que he recibido, porque desear la muerte de una persona guarda detrás muchos sentimientos oscuros y perversos”. 

«Me han pedido que me suicide, creo que es el comentario más grave que he recibido, porque desear la muerte de una persona guarda detrás muchos sentimientos oscuros y perversos».

A pesar de que Nicolás afirma que estos comentarios no lo afectan, le han generado ciertos temores al salir a la calle. Ya ha tenido incluso dos experiencias de agresión física, que han afectado y permeado su tranquilidad. Él dice que no entiende  la violencia de la gente, debido a que su contenido solo tiene como propósito mostrar su vida diaria, por medio de crónicas presentadas en un formato audiovisual. “Nada justifica la violencia, pero no entiendo por qué a la gente le genera tanto odio un contenido, que no agrede a nadie e inclusive ni siquiera toca temas controversiales o polémicos”. Los comentarios discriminatorios que recibe este creador de contenido van dirigidos, más que todo, hacia su orientación sexual, apariencia física y su estilo de vida, haciendo que la discriminación que se percibe en este tipo de comentarios, sea sistemática y repetitiva.

La sicóloga Andrea Rincón, profesional graduada de la Universidad de los Andes afirma que los comentarios de discriminación repetitivos pueden generar en la persona que los recibe esquemas comportamentales. La persona afectada llega a creer todo lo que se le dice por medio de lo que se le comenta, ya sea físicamente o por medio de las redes, llegando a generar en ciertos casos, cuadros de depresión y/o ansiedad. Así mismo, la experta asegura que este tipo de violencia puede generar desesperanza aprendida, esta es una situación sicológica en la cual la persona afectada, al recibir tantos comentarios negativos pierde la confianza en sí misma generando cuadros graves de depresión. Lo que presenta la psicóloga cala perfectamente con el tipo de violencia y discriminación que vive Nicolas en las redes diariamente. Ella afirma que aunque el creador de contenido asegure que estos comentarios no le afectan en lo absoluto, si puede existir una afectación interna que puede generar que cuadros de depresión y ansiedad aparezcan a futuro en la vida de Nicolas y afecten su salud mental de manera crítica. 

Nicolás no es un caso aislado, si no más bien uno de los miles de jóvenes que en Colombia y en el mundo sufren discriminación por medio de las redes sociales. Discriminación que ha sido denominada por los expertos y por la ley como ciberacoso y/o ciberbulling. Es un problema ha crecido tanto y se ha vuelto el pan de cada día en las interacciones de las personas en internet; tanto así que las autoridades colombianas han tenido que pronunciarse al respecto. La magnitud de la violencia con la que conviven los jóvenes en Colombia por medio del internet, se puede ver en un estudio hecho por la Universidad de los Andes, en el cual se establece que por cada 100 estudiantes que se encuentran cursando entre quinto y noveno grado, 22 han sido acosados de alguna manera por medio de algún método virtual. Y es que la discriminación que se presencia en redes puede llegar a ser igual o peor de violenta, a una agresión física. Ejemplo de esto es el caso de Nicolás, al cual le han dicho infinidad de insultos alusivos a su orientación sexual y tono de voz, que adquieren tal magnitud que llegan a aducir al suicidio; “bobo ridículo, ojalá se muera para no tener que seguir viendo su contenido”.

Sin duda el caso de Nicolás Jurado, más conocido en redes como “Crónicas Rolas”, es un ejemplo de la poca tolerancia y la violencia sistemática que ha inundado las redes sociales. Estos espacios de esparcimiento se han transformado en campos de batalla, en donde los usuarios se encuentran constantemente al acecho, buscando cualquier opinión o contenido que no vaya afín a sus creencias o gustos personales para atacarlo, desmeritarlo y tratar de acabarlo de una manera violenta y hostil. En este caso, Nicolás se muestra como una persona fuerte, la cual asegura que seguirá haciendo contenidos, sobrepasando cualquier adversidad generada por la violencia que recibe cotidianamente en internet. Gracias al apoyo de sus familiares y amigos, así como también a una personalidad fuerte. A pesar de esto, Nicolás asegura que la violencia en internet es un problema serio, el cual ya ha cobrado varias vidas y seguramente está destruyendo en silencio, la tranquilidad y salud mental de otros cuantos.

«Sin duda Nicolás Jurado, más conocido en las redes como Crónicas Rolas, es un ejemplo de la poca tolerancia y la violencia sistemática que ha inundado las redes sociales».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.